Servidor DNS público y discos duros

Llevaba ya algún tiempo sin informar de las mejoras que se han producido en el servidor a lo largo de estos meses, y a decir verdad una de ellas es tan ventajosa que en muchas ocasiones se convierte en un martirio. Me explico:

Antes de meterme de lleno con la utilidad de DNS, quiero hacer hincapié en la incorporación de un nuevo disco duro. Para aquellos despistados, en la cabecera del blog podéis ver una foto semi-actual del conjunto del servidor donde se aprecian dos discos duros externos. Recordad que en un principio tan sólo contaba con uno de 200MB y que se empezó a hacer pequeño en cuanto el volumen de películas aumentaba.

De una manera un tanto peculiar que no voy a describir, el servidor acogió con cariño a un nuevo integrante de 1TB de tamaño y con el que se acabaron absolutamente todas los problemas de espacio (espero), porque ni nos quedan entradas USB y el ancho de banda de estos es reducido. Rediseñé la estructura de directorios y monté ambos discos duros en dos directorios distintos para albergar por un lado las fotos y música y por otro las películas y contenidos multimedia. Por lo tanto, y aunque lleno de mierda, la familia crece.

Dejando ahora la rama del hardware, me centraré ahora en una de mis creaciones que más orgulloso me siento, y es la configuración para que mi portátil se comporte como un DNS público.

Como muchos de vosotros sabéis y el que no lo sepa que se entere ahora, el crear un servidor casero se puede hacer de muchas maneras, sin embargo el contar con todos los servicios que te proporciona un hosting profesional es realmente tedioso. En un principio, tan sólo indicaba a mi proveedor de dominio que en sus DNS el nombre apuntara directamente a mi IP. Fácil y rápido, sin embargo me dejaba bastante atado de manos en lo que a subdominios se refiere. No tenía absoluta libertad de creación y mucho menos en la posibilidad de recibir y enviar mails. Se podrían recibir, pero al enviarlos, muchos de los proveedores los rechazarían al no considerar mi dominio como fiable.

Así que ni corto ni perezoso me decidí a acabar con ese monopolio y le indiqué a mi proveedor que YO MISMO gestionaría los DNS de mi nombre de dominio. Obviamente, antes de aplicar la configuración, tendría que cerciorarme que internamente mi servidor resolvía los nombres correctamente. No sólo los de la red, sino los propios que yo me creaba. Me decidí por BIND, para mí es el mejor, y aunque la configuración se realiza mediante archivos de texto, yo finalmente no tuve un éxito completo hasta que no me ayudé con WEBMIN. Sin embargo, ahora que sé cómo funciona, opto por tocar directamente los archivos.

¿Ventajas de todo esto?

En primer lugar la creación de número ilimitados de subdominios y la elección de a dónde quieres que se dirijan; la creación de tus registros SOA, NS y MX y un largo etcétera. Y a lo mejor esto a ti te suena a chino, no obstante presta atención a la creación de los registro MX ya que estos te permitirán el correcto envío de correos y la identificación de tu dominio como fiable ante otros gigantes.

Es curioso como creas un subdominio ‘wiki.gomezbecerra25.com’ y, como es natural, tu servidor en local resolverá inmediatamente, sin embargo en cuestión de horas ya tienes expandido tu subdominio por toda la red. Ahora existe una comunicación entre mi portátil y millones de ordenadores del planeta.

¡Espera! Que no todo es de color de rosa. Con razón siempre es necesario un DNS primario y otro secundario… y para qué os preguntaréis muchos. Pues para que no ocurra lo que me ocurre a mí en muchas ocasiones. Aunque ya lo detallaré en otra entrada, estoy teniendo serios problemas de temperatura y mi servidor, acosado por el calor, simplemente se apaga y si te he visto no me acuerdo.

En otras ocasiones, esto tan sólo ocasionaría que se rechace la conexión. Sin embargo en mi caso tengo abiertos diferentes puertos que apuntan a otros ordenadores. Veamos un ejemplo:

Existen dos Pcs más en el edificio además del portátil. No siempre están encendidos aunque ambos escuchan el servicio SSH. Para poder optar por uno o por otro, obviamente tienen configurado puertos diferentes… entonces… imaginemos la situación. Servidor apagado por calor infernal… qué pasa si yo tecleo en mi terminal

ssh pepe@gomezbecerra25.com -p 3654

… pues que simplemente estoy jodido. El PC está encendido, el ssh escuchando… por qué demonios no puedo conectar? Porque mi DNS está caído… es él quien se encarga de resolver mi nombre a IP… Si fuera mi proveedor el que mantuviese que ese nombre iba asociada a X.X.X.X , pues no tendría problema. Sin embargo ahora, con mi servidor KO, no hay quién suelte palabra…

La solución es bien sencilla, claro… encendemos el portátil de nuevo y ya estamos vivos de nuevo y disponibles por la red… o, claro está, si sabemos la IP de memoria como es mi caso, pues para nada quiero resolver 🙂

En definitiva, curioso mundo aquel de las resoluciones y la creación de registros que dan un toque de profesionalidad a algo tan insignificante y frágil como un ordenador portátil. Y, ojo, que no hay mucha diferencia de las configuraciones que existen en grandes dominios que muchos conocemos… obviamente a mayor escala y no a 70º de temperatura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: